miércoles, 22 de abril de 2015

Mejora tu Condición Física


Cada uno de nosotros  poseemos fuerza, resistencia, flexibilidad, coordinación y velocidad. Quizás unos más que otros o inclusive menos de acorde a nuestra condición física. Por esa razón te ofrecemos algunos consejos básicos al momento de ejercitarte.

Investiga y asesórate: antes que nada es necesario tener una noción fundamentada sobre el objetivo a alcanzar. Si se quiere subir o bajar, conocer los distintos o posibles músculos a trabajar y qué dietas son las adecuadas.

Establece una rutina: en base a tu propia investigación y consulta con un especialista,  debes armar un plan de ejercicios a ejecutar en los días programados. La recomendación es alternar diferentes tipos de músculos con al menos dos o tres días de descanso.

Empieza con flexibilidad: no sólo te vayas directo a los levantamientos, date un tiempo para estirar los distintos músculos de tu cuerpo. De esta forma liberas las tensiones, reduces la probabilidad de contraer fracturas y respaldas tu fuerza cuando recurras a las pesas.

Haz circuitos: después de tres semanas de una rutina intensa, se recomienda reducir el peso en un 40% para que recuperes tu resistencia. De lo contrario, la fatiga te alcanzara causando que te desmotives o sufras una terrible lesión. 

Refuerza  con disciplinas: no sólo te quedes en el área de pesas o cardio, inscríbete a clases de yoga, spinning, cross-fit o valetodo para trabajar con toda clase de músculos desde distintas percepciones. 

Diviértete: si tienes oportunidad de integrarte a juegos deportivos, aprovéchalo ya que no existe un ejercicio más completo y desestresante que la buena competencia entre amigos o compañeros del gimnasio.  

No seas víctima de los comerciales: sé consciente que el ejercicio no es placentero ni tampoco fácil. Es una disciplina que requiere meses y no sólo por cualquier anuncio sobre suplementos o maquinas milagrosas te conseguirán esos resultados en un par de días.

Concéntrate en otras cosas: recuerda, no todo es ejercicio, debe haber un equilibrio. Si eres estudiante y se avecina el periodo de exámenes o estás bajo una línea de cumplimiento de entrega en tu trabajo, no lo sacrifiques. Dale prioridad a ese distractor y verás cómo se te compensará a la próxima vez que acudas a entrenarte.

Motivación: inspírate en tus ídolos deportivos, escucha música, toma clases y socializa para que no caigas en la monotonía. De esa manera podrás retroalimentarte y prevenir caer en el cansancio, exceso o la frustración. 

Tal como lo lees, si sigues algunos de estos consejos a partir del mes comenzarás a notar buenos resultados en tu condición física que con los años te garantizarán no sólo una excelente salud física sino también una salud mental. 

1 comentario: